«

»

Mar 08 2014

Imprimir esta Entrada

Techo de cristal en la enfermería

Hoy 8 de Marzo es el día Internacional de la Mujer y además celebramos en España a San Juan de Dios, patrón de la enfermería española. Esto me da pie a una reflexión a la que llevo meses dando vueltas y que me gustaría compartir con vosotros. Se trata de la existencia (o no) del techo de cristal en enfermería (entendida como la limitación velada del ascenso laboral de la mujeres en las organizaciones) que impide que haya más representación femenina en los cargos de gestión y representación del colectivo. No me refiero a las supervisoras (que son mayoritariamente mujeres) si no a los puestos en los cuales se toman decisiones sobre nuestra profesión.:

.      

Para ilustrar mis palabras me gustaría enseñaros esta imagen:

really

 Un compañero de trabajo en la Universidad de Burgos me decía hace poco que él se había sentido abocado a un puesto fuera del ámbito asistencial a través en parte de la percepción de sus propias compañeras… “A ver cuando vas a un despacho…” “Tu pronto te irás a dar clase…” .

¿Acaso somos nosotras mismas las que percibimos que no somos adecuadas para realizar otro rol que no sea el de la consabida compasión y cuidado directo? ¿O es que no estamos interesadas en dirigir nuestro futuro?

No sólo veo esta diferencia de representación de género entre los cargos de gestión. Hay otros ámbitos que tienen que ver con la innovación, le representación y la visibilidad en la que también percibo este desequilibrio:

enfermeria tv

 

 

 

 

Captura de pantalla del programa sobre “Enfermeria 2.0” de Enfermeria TV  (Marzo 2014) Relación de género  3:1

 

 

vigo

Debate entre los ponentes de la Jornada de Enfermería de Vigo (Enero 2014). Relación de género 6:3

Recordemos que se estima que el 86% del colectivo esta compuesto por mujeres

.

Se que son ejemplos buscados ex profeso, pero creedme si os digo que no me ha costado nada encontrarlos.

.

.

Vaya por delante que los compañeros que se dedican a gestionar y visibilizar la enfermería tienen todo mi respeto y que pienso (tal y como digo en el video) que por delante están otras cualidades que trascienden al género.

Pero las cifras cantan y la realidad es la que es.

El porqué lo desconozco.

¿Que opináis vosotr@s al respecto?

Actualización 09/02/2015

Desde la cuenta oficial de Twitter del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español (@sanidadgob) nos llega otro magnífico ejemplo de la situación que describimos. Una imagen vale más que mil palabras: Enlace al tuit AQUI

techo de cristal enfermeria

 

BIBLIOGRAFIA

  1. BURIN, Mabel. El deseo de poder en la construcción de la subjetividad femenina. El “techo de cristal” en la carrera laboral de las mujeres. En: HERNANDO GONZALO, Almudena. ¿Desean las mujeres el poder?. Cinco reflexiones en torno a un deseo conflictivo. Madrid: Minerva, 2003. p. 35-70.
  2. Delgado A., Saletti-Cuesta L. Desigualdad de género en la ocupación de cargos directivos en el sistema sanitario públio en España. VII Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología y Género. Abril 2010. Disponible en http://digibug.ugr.es/bitstream/10481/22346/1/E7_Desigualdad_de_G%C3%A9nero%20en%20la%20ocupaci%C3%B3n.pdf

Acerca del autor

Azucena Santillán

Enfermera. "Máster en Gestión y Administración de Enfermería" , "MBA en Dirección y Gestión Integrada de Clínicas, Centros Médicos y Hospitales" y "Máster TIC en Enfermería". Doctoranda.

Enlace permanente a este artículo: http://ebevidencia.com/archivos/2077

21 comentarios

1 ping

Ir al formulario de comentarios

  1. EnferEvidente

    Hola Azu… ni que nos leyéramos el pensamiento…

    Por si te sirve de apunte en un cuestionario pasado a la enfermería de castilla y león un 84% de las 273 respuestas fueron de mujeres.

    Es totalmente cierto y alarmante lo que pones sobre la mesa y tiene que ver más con la sociedad en la que vivimos que con la profesión… si en un trabajo una mujer pide unas horas para hablar con los profesores de sus hijos se ve como “normal”, si lo hace un hombre… “chasquea”… son muchos los “otros roles” que a la mujer se os dan por supuestos y que interfieren en el avance profesional de las personas válidas…

    Y es en la validez donde me quiero parar porque antes o después saldrá la voz preclara que reclame cuotas en tal o cual escenario… yo creo que es pan para hoy y hambre para mañana… y a ciert@s personajes ministeriales me remito que parece que fueron sacados de “el mundo al revés”.

    Más que cuotas hace falta avanzar en igualdad en la sociedad en ‘desfeminizar’ ciertos roles que ‘anclan’ a la mujer a su casa y su cocina…

    En fin, que hay mucho camino por delante.

    1. Ana Belen

      La sociedad ve con mejores ojos a los enfermeros hombres porque los ve como minimedicos.

  2. Ana Belen

    Presidentes de asociaciones de enfermeria, profesores de facultades de enfermeria… En realidad no les gusta cuidar. Si les pones a trabajar en una unidad de medicina interna como enfermeros rasos se ponen a llorar. Y la ANDE que debería trabajar en esto esta presidida por otro hombre.

    1. @ANDE.org

      Sin ánimo de polemizar, solo por alusiones, decirte, que ANDE está presidida por un hombre, si, todo un líder que merece todo el respeto por la labor tan importante que hace por la enfermería, muchas veces de forma callada y discreta y está rodeado de mujeres. Te diré que la vicepresidenta, secretaria y tesorera de ANDE son mujeres.Los vocales de Andalucía, Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla-León, Cataluña, Extremadura, Madrid, Murcia, Navarra, País Vasco, La Rioja y Valencia también son mujeres y la Directora de la revista TESELA, también es mujer.
      No esta mal ¿no?.

    2. @ErnestCrAb

      No estoy hablando de los que hay ahora porque me considero un tanto ignorante, pues soy nuevo en esta profession, pero no coincido que este tipo de personas no les guste el cuidar o mejor la atencion al cliente, dicha atencion se ha de vigilar de distintos puntos de vista y la gestion, la educacion y la asociaciones hacen un trabajo primordial para que las llamadas “rasas” podamos tener una atencion plena.

    3. 1vin

      Perdona pero esos serán los q tengan galones y hayan olvidado su carácter vocacional; otros estamos a pie de cañón, hay q matizar q las generalidades son odiosas.

    4. Eddy Edson Palomino Rojas

      Conozco muchas colegas que “tiran la toalla” a la primera. Discrepo con su comentario, esa no es una cuestión de género, es una cuestión de vocación. Y me parece que la situación surge porque, si a la enfermería en general se le menosprecia en muchas regiones del mundo, pues la situación del enfermero varón es mucho peor al existir el estigma de que solo las mujeres son enfermeras. Y luchar contra eso nos da ese empuje de sobrasalir y llevar adelante la profesión desde el puesto que nos toque desempeñar.

      Saludos desde Lima, Perú.

  3. Una más

    Bueno, este es un tema sobre el que habrá muchos puntos de vista.

    Considero que el tema de altos cargos, representantes y gestores tiene que ver mucho con política. Uno no aparece solamente ahí por sus cualidades y conocimientos.

    Por otro lado, creo que aún vivimos en un atraso respecto del género. Aún se tiene mucha conciencia de que es la mujer quien se ocupa de la casa, la familia, etc. A otros les molesta que su jefe sea una mujer, a algunos hombres les molesta que su mujer tenga una cualificación más alta y gane más sueldo.

  4. ana

    Excelente Azucena soy seguidora tuya eres un orgullo . Sigue hacia adelante eso tiene un valor extraordinario. desde Puerto Rico.

  5. Juan F. Hernández (@juherya)

    Hola, Azucena: desgraciadamente, no es un problema exclusivo de la enfermería. ¿Has visto la Comisión Permanente de la Organización Médica Colegial, por poner solo un ejemplo próximo? Y ya hay más médicas que médicos…
    Yo creo, y he hablado de ello en algunas ocasiones públicamente, que es más un tema de concepciones del poder de mujeres (algo con lo que cambiar las cosas, si no ¿para qué sirve?Y personalmente un fastidio) y hombres (algo biográfico, útil personalmente aunque no sirva colectivamente para nada; por no hablar de utilizarlo en beneficio propio), que de la enfermería. Sé que son estereotipos (o “tipos ideales” weberianos), pero sirven para ilustrar fenómenos sociales. Además, de los corruptos imputados o condenados actualmente, solo un 10% son mujeres. Lo dicho. Besos.

  6. Cristina

    Yo creo que es precisamente por ser un colectivo mayoritariamente femenino por el que aún se notan más las diferencias de genero que existen en nuestra sociedad.

    Además, los/las enfermeros/as tenemos un problema añadido y es que historicamente arrastramos unos prejuicios negativos tanto de cara a la sociedad como a nivel interno. Nosotros mismos menospreciamos nuestra profesión, el único ascenso que nos interesa es el de supervisora para tener un turno de mañanas y solo nos preocupa que nos paguen a final de mes (por supuesto que estoy generalizando, afortunadamente no todos pensamos así).

    Será necesaria la renovación generacional entre los profesionales de enfermería para empezar a notar algún cambio.

    Felicitarte Azucena por el expléndido trabajo que realizas.

  7. Paz Mompart

    Hola, Azucena y l@s demás, el tema es recurrente y no hemos sabido enfocarlo, sino que hablamos mucho de él, pero persistimos en actitudes sexistas, lejos quizás ya, afortunada, cercanas a la figura patriarcal de médicos, ahora no deja de sorprender que la mayoría de los puestos en los “órganos representativos” estén ocupados por hombres y, cada vez más, los de gestión en las organizaciones sanitarias. Probablemente, no sólo no nos consideramos como profesionales sino también sea una cuestión de menosprecio femenino.
    En fin, la entrada es muy oportuna y pertinente al día. ¡Felicidades a tod@s!

    1. Paz Fernández

      Hola a Azucena y a tod@s las compañeras de profesión. Completamente de acuerdo con las exposiciones que habéis ido planteando.

      Me gustaría añadir además una función clara y necesaria para nuestra profesión y a la que las mujeres no solemos darle la importancia que tiene y participar y expresar nuestra voz enfermera en la política y con ello no me refiero a entrar en política, que nos sobran políticos, sino a saber usarla para que se nos escuche y transmitir nuestro punto de vista.
      ¡Animo a nuestra jóvenes generaciones a hacerlo!.
      Un saludo: Paz Fdez

  8. @_SoniaPalencia

    Hola Azu! No quiero quedarme sin comentar.
    Muy oportuna tu entrada. También me sumo a tu reclamo: “Más cargos de gestión, que no mandos intermedios, para mujeres y para enfermeras”
    Yo creo que a quien hay que movilizar es a las propias mujeres. “Si quieres que algo cambie, empieza por tí mismo”.
    Somos las primeras que preferimos pasar desapercibidas, que nos cuesta reclamar autoría sobre un trabajo propio, sobre todo si se lo autoadjudica un hombre, que nos autoresponsabilizamos de la casa y la familia y de las labores del hogar y no delegamos ni nos dejamos ayudar (lo de colaborar a partes iguales ni lo entendemos), que tratamos de ser buenas, guapas, sumisas, obedientes y nos tragamos orgullo y ambición porque eso queda mal. Que nos da miedo asumir trabajos y responsabilidades de niveles más altos (aunque los realicemos a la perfección en el ámbito doméstico) quizá porque eso nos pone en una situación de vulnerabilidad. Nos da miedo que nos juzguen porque nos han educado para no destacar ni molestar ni llamar la atención, sino todo lo contrario, para parecer que somos débiles, delicadas, vulnerables, necesitadas, para dar valor al que nos ayude, para ayudar a los demás a que se desarrollen y lleguen lejos.
    En resumen: que esta es mi opinión, afortunadamente cada vez hay más mujeres con conductas “masculinas” que consiguen llegar más alto y ejercer en puestos de poder con total perfección.
    A mi juicio, a los varones que impiden el desarrollo de sus compañeras féminas creo que lo hacen porque las mujeres no hemos conseguido convencerles de nuestro valor, de nuestro poder, de nuestras capacidades y habilidades. En parte por lo que he dicho antes. Nos encanta hacerlo desde la invisibilidad.
    Había que cambiar la asignatura de economía doméstica que se daba antiguamente a las mujeres por la de marketing “aprende a vender tu imagen en el terreno profesional”, porque las capacidades/habilidades, no están relacionadas con el género masculino o femenino sino con las personas
    Estoy orgullosa de ser mujer y enfermera. Y te admiro Azucena, por lo que haces, cómo lo haces y por lo que has conseguido.
    Un abrazo a todos, hombres y mujeres.

  9. Cubano

    Bueno hablando de determinadas ubicaciones geográficas pues creo que este tema también tiene que ver con eso. Yo soy un enfermero cubano y en mi país específicamente pues casi toda la alta dirección de esta profesión está regida por mujeres y agrego, excelentes enfermeras y dirigentes.

  10. Marta Durán Escribano

    Felicidades Azucena por la oportunidad de tus comentarios. En el día a día vivo con perplejidad la falta de asumción de la responsabilidad de gestionar de las enfermeras (mujeres), asisto a una situación en la que las enfermeras son capaces de dejar vacante un puesto de gestión de la docencia y la investigación enfermera (o del ejercicio práctico del cuidado) sin el más mínimo pudor de ser gestionados por otros profesionales o, simplemente, no ser gestionados (dejar que el barco vaya a la deriva). En muchos casos pareciera que priman los intereses personales (sálvese cada cual en su situación) a los intereses corporativos de la enfermería como ciencia y como actividad profesional (gestión de la docencia, de la investigación y de la actividad del cuidado).
    Los hombres enfermeros (salvo honrosas excepciones como el caso del Presidente de ANDE y otros muchos) acceden a los cargos de gestión por el mero hecho de ostentar el poder y las mujeres enfermeras delegan en ellos esta responsabilidad mimetizando esteropitos tradicionales de una cultura de dominación masculina, como en otros tiempos lo hicieran con los médicos (hombres entonces en su mayoría). Para mi la cuestión no es otra más, que la falta de credibilidad en el poder enfermero, en el poder intrínseco que tiene el cuidado enfermero como elemento consubstancial para el reconocimiento social. No tenemos consciencia corporativa del valor social que representa el cuidado profesional. Delegamos el poder en los hombres porque las mujeres tenemos muchos miedos para manejar el poder y el miedo es un mal paralizante. Pero el 87% de la profesión enfermera la conformamos mujeres y por ello, la consecuencia de esta falta de manejo del poder profesional conlleva un falta de competivividad profesional y social frente a otroas disciplinas que avanzan en terrenos y cotas reservadas tradicionalmente al ejercico de la enfermería, esto nos está pasando factura al conjunto de la profesión, independiente de quienes sean los gestores del cuidado.
    Estas fechas son buenas para reflexionar sobre nosotras mismas, como enfermeras, como mujeres, como disciplina científica y como profesión en la sociedad. Felicidades a todas y todos y mucho ánimo, que el movimiento se demuestra andando …

  11. Virginia

    Estoy plenamente de acuerdo con tu artículo. Y en mi corta experiencia, me dediqué a OBSERVAR. La culpa es nuestra. No miremos hacia fuera… Nosotras hacemos la enfermería como es. No hay más que ir a cualquier servicio y observar el comportamiento de las enfermeras!!! (no digo todas, no digo siempre…. hablo generalizando).
    Confío en que las nuevas generaciones cambiemos esto.

  12. angelacjl

    En mi opinión, son varias las circunstancias que concurren: por un lado los puestos de gestión (desde supervisiones hasta direcciones de cuidados) son a dedo, aunque quieran simular que es un concurso público, por tanto mayoritariamene se les ofrece estos puestos a hombres.
    Por otro lado, las mujeres estamos ciertamente menos interesadas en ocupar estos puestos?
    nuestras preferencias son distintas?
    o se ven acompañadas por las expectativas que tienen de nosotras?
    Sería una buena pregunta para responder con investigación cualitativa.

  13. Esteban

    Sin duda intentar evitar la perspectiva de género de este debate es ridículo, porque todos sabemos que tanto por cualidades profesionales, como personales, políticas,…por capacidad de iniciativa, o por cualquier otro criterio o criterios varios que queramos buscar vamos a encontrar en nuestra profesión, más mujeres que hombres idoneas para ocupar un “cargo” o “carga”.

    Desconozco las razones, y no me importan, es evidente que es una situación que debe cambiar y no tiene sentido buscar más porqués si no nos ayudan a revertir la situación. He tenido jefes y jefas en mi carrera profesional, y aunque “no hay jefe bueno”, nunca me ha parecido que el género fuese la razón de su mayor o menor capacidad.

    Lo que es evidente es que muchos hombres en las cúpulas no han hecho posible un cambio de paradigma y que como dice Marta Durán, “No tenemos consciencia corporativa del valor social que representa el cuidado profesional.”, y por desgracia en la sociedad actual, materialista, egoista, y narcisista, el cuidado tampoco está bien valorado.

    No se trata pues de que las mujeres adquieran actitudes de los hombres, sino de que se reconozca al cuidado como un elemento social de valor superior al tener, al curar, o al mandar…

    Enhorabuena por este debate Azucena, muy estimulante.

  14. Pepa Benavente

    Enhorabuena por tu reflexión que comparto y por disponer de un foro profesional como este. Me ha emocionado leer a Marta Durán, a la que quiero y admiro desde hace muchos años. Sus acertados comentarios me valen como regalo en este día de celebración enfermera.
    Felicidades a todos.

  15. Mª Rosario Valeron Aleman

    Enhorabuena por el trabajo , todo por la enfermeria , eso esta claro y si hay problemas de genero pues tambien , sin embargo yo pienso que enfermeria tiene MUCHISIMOS problemas mas serios que los derivados del genero , que tambien , enfermeria no esta en este momento ni siquiera referenciada en la RPT de modo adecuado , ya muchisimos somos grado en enfermeria , seguimos siendo Asub1 en la escala del funcionariado , todavia nos llaman ATS , NO NOS PERRMITEN PRESCRIBIR NUESTROS PRODUCTOS DE TRATAMIENTO , NOS PAGAN 50 CYM POR DOMICILIOS , y somos la pata mas importante de control de los pacientes cronicos y fragilles pero ni lo recinocen ni pintamos nada

  1. Búscate un amante - Enfermeria Basada en la Evidencia (EBE)

    […] el punto de vista de lo humano. Somos un colectivo mayoritariamente femenino regido por hombres (¿techo de cristal?), tenemos que pelear por la visibilidad de nuestro trabajo y su reconocimiento y todo esto (y más […]

Y tus amigos, ¿conocen este blog?... Be nice, tell your friends!

%d bloggers like this: