«

»

Dic 16 2012

Imprimir esta Entrada

La web social y la brecha formativa en investigación

Este pasado viernes día 14 de Diciembre, acudí a la entrega del XIV Premio Nacional de Investigación en Enfermería en el Hospital Marqués de Valdecilla de Santander. Este acto ha sido el broche de oro a un esfuerzo que llevan realizando desde el verano todas las personas que han participado en el premio ya sea enviando sus trabajos como evaluándolos.

Fue una jornada sumamente agradable en la que pude conocer personalmente a Pedro Herrera, Zulema Gancedo (directora de enfermería a la que podeis seguir en Twitter como @zgancedo) , Lourdes Escobar y un montón de gente interesante y comprometida con la profesión.

Este año, según informaron los organizadores, se habían presentado 47 proyectos de investigación de alta calidad, temática diversa y localización geográfica variada.

La ganadora fue una enfermera de Vall D’Hebrón (Barcelona) y su proyecto es sobre la factibilidad de la posición semi-incorporada en los pacientes críticos con ventilación mecánica invasiva. La investigadora principal del proyecto, bautizado CAPCRI, es Mireia Llaurado, una integrante de la Unidad de Cuidados Intensivos de ese hospital. Podeis revisar mas información sobre la jornada y el resto de premiados AQUI.

Hablando con Mireia me pude dar cuenta de qué grande es la brecha formativa en materia de investigación en enfermería según la zona geográfica en la que hayas estudiado o trabajado. El entorno académico y laboral son determinantes para el desarrollo de la investigación en cuidados, y yo se muy bien que hay ambientes en los que la enfermería no cuenta ni con el apoyo ni con los recursos. Esta situación, bajo mi punto de vista, es del todo injusta dado que la enfermería incide en el bienestar de los ciudadanos tanto como otros profesionales, con lo cual las oportunidades de mejora deberían de ser para todos igual.

La conferencia de clausura que expuse, comienza haciendo hincapié en este aspecto: la falta de tiempo y de formación han sido desde hace años los 2 aspectos que con más frecuencia son identificados por las enfermeras como barreras para investigar. Estas barreras, creo que pueden ser paliadas a través de Internet y sus recursos, así que yo sigo erre que erre con mi canción, y no me cansaré de cantarla hasta que perciba que ha calado.

El elearning debe ayudarnos a superar estas desigualdades en conocimientos y habilidades investigadoras. Además, hoy en día existen comunidades virtuales en donde encontrar apoyo y profesionales afines con los que establecer sinergias (y si no encontramos la que nos guste, la podemos crear. Hacer un grupo en Facebook no es dificil y puede ser muy resolutivo). No podemos dejar que a la brecha formativa se le sume la brecha digital, creo que es hora de ponerse manos a la obra.
Descargaros el manual sobre Ciencia 2.0 que ya os he recomendado alguna vez, visualizar la presentación… e id pensando en la XV edición de estos premios.

Ánimo!

Acerca del autor

Azucena Santillán

Enfermera. "Máster en Gestión y Administración de Enfermería" , "MBA en Dirección y Gestión Integrada de Clínicas, Centros Médicos y Hospitales" y "Máster TIC en Enfermería". Doctoranda.

Enlace permanente a este artículo: http://ebevidencia.com/archivos/842

6 comentarios

Ir al formulario de comentarios

  1. kandpalleiroEnferEvidente

    Azu sólo añadir que ese e-learning no tiene porqué ser tan reglado como a veces se nos quiere hacer creer y que se dispone de herramientas gratuitas alguna de ellas ya difundidas por aquí que ofrecen grandes posibilidades… Estoy trasteando en G+ y creo que tiene muchas potencialidades por ejemplo para “club de lectura crítica”

    Sigue tocando que la melodía calará…

  2. Marian

    Es verdad que los recursos existentes hoy en día facilitan las posibilidades y disminuyen los requerimientos tanto de tiempo como presenciales para emprender acciones investigadoras u otras, pero también es verdad que las exigencias sociales sobre el género (la enfermería es mayoritariamente femenina) lastran la dedicación a este u otros menesteres extra-laborales. La sociedad y nosostras también formamos parte de ella, debe permitir el desarrollo profesional sin que suponga una labor titánica para las mujeres que tienen “cargas familiares” o un sentimiento de culpabilidad por la sensación de “descuidar” sus prioridades. El techo de cristal también existe en nuestra profesión.

  3. Azucena Santillán

    De ahí mi sugerencia sobre los grupos de Facebook. Y lo ideal sería que los grandes expertos y personas de referencia, estuvieran en estas redes, no crees?
    Un abrazo Salva

  4. Azucena Santillán

    Esto es una pena Marian, pero parece ser que realmente es así. Por eso una de las diapositivas hace referencia a la conciliación de la vida personal y profesional, y yo creo que esto se puede conseguir a traves de las TIC. Otra cosa son los techos, que yo creo que los tenemos arriba y abajo… y eso igual es harina de otro costal.
    Un beso Marian!

  5. Miren

    Azu, ¿por qué te vas siempre tan lejos a contar estas cosas?. En el HUBU queremos oirte.
    No nos olvides

    1. Azucena Santillán

      Miren, yo estoy encantada de ir a donde me llamen.No os olvido 🙂

Y tus amigos, ¿conocen este blog?... Be nice, tell your friends!

%d bloggers like this: