«

»

Ene 23 2013

Imprimir esta Entrada

Decálogo del divulgador científico (video)

 Manuel Calvo Hernando es un divulgador cínetífico español que falleció el pasado Agosto de 2012. Profesor, periodista y escritor, fundó  la Asociación Española de Periodismo Científico y es el autor del “Decálogo del divulgador científico” (1999).

Tras su muerte, varias personalidades del ámbito de la comunicación Iberoamericana grabaron su decálogo en un breve video que resulta muy ilustrativo y podeis consultar a continuación:

El texto dice lo siguiente: (Fuente)

Divulgacion I
Ante todo, tendrá conciencia de su altísima misión: poner al alcance de la mayoría el patrimonio científico de la minoría. Defenderá en sus escritos, sus palabras o sus imágenes el derecho de todo ser humano a participar en la sabiduría y a integrarse en la cultura y en la civilización, que les mantendrá unidos en un saber común.

II
El divulgador de la ciencia pondrá todo su esmero en difundir los descubrimientos y los hallazgos, situándolos en su propio marco, valorando su importancia para la humanidad y estableciendo una posición de equilibrio entre lo que los descubrimientos tienen de sensacionales y su valor como fruto de una tarea permanente y colectiva.

III
En cuanto a la ciencia pura, subrayará el hecho de que sin ella no hay progreso ni ciencia aplicada y expondrá la dignidad y la nobleza de este empuje de lo que hay de más sagrado en el hombre: la necesidad de saber y orientarse. Sin olvidar nunca el doble aspecto de lo visible y de lo Invisible, lo inmanente y lo trascendente, en la relación del hombre con el mundo que le rodea, y procurando, además, que su labor esté inspirada en la fe, en la unidad armoniosa de la vida humana.

IV
Combatirá, con todos los medios a su alcance, la desconfianza de la gente hacia la ciencia e insistirá en dos hechos evidentes: 1.º) Los hombres de ciencia están obligados a ir siempre más arriba, más adelante y a profundizar en los secretos de la creación, y es la propia sociedad humana la que, después, hace mal uso, en ocasiones, de los descubrimientos científicos; y 2.º) En el balance de aportaciones de la ciencia al progreso y al desarrollo de la humanidad es mínimo aquello que, incluso sin tener en cuenta el apartado anterior, podría considerarse como negativo.

V
Tratará de crear conciencia pública de la importancia de la investigación científica, de la necesidad de que participemos todos en esta nueva revolución universal, de la rentabilidad de la investigación científica y de la urgencia de una cooperación más eficaz por parte del estado, los sectores productores y de los servicios, empresarios y financieros y, en suma, la sociedad toda.

VI
Insistirá, una y otra vez, en que la ciencia es cada día menos una aventura personal y cada día más una vasta empresa colectiva que necesita hombres, medios y un clima favorable.

VII
Tratará de hacer ver al público el hecho de que, a pesar de lo que pueda parecer a los ojos del profano, la investigación científica no es algo misterioso, secreto, ni terrorífico, sino una obra de sabiduría, de razón, de paciencia, de tenacidad y, sobre todo, de ilusión.

VIII
Denunciará la superchería de las falsas ciencias, que en muchas zonas de la humanidad siguen constituyendo obstáculos muy serios al desarrollo. Los curanderos están desacreditados, por lo menos en nuestras sociedades occidentales, pero hay que seguir combatiendo a sus equivalentes en otras ramas del conocimiento o de la actividad humana.

IX
Tratará a la ciencia con respeto, pero con familiaridad, poniendo el acento en la simpatía y en los aspectos humanos del científico. Frente a tanto temor y tanta desconfianza parece necesario humanizar la ciencia al presentarla al público, y situarla entre nosotros de modo entrañable y cordial, sin por ello restarle seriedad y trascendencia.

X
Todo esto el divulgador lo presentará del modo más sugestivo posible, en su dimensión asombrosa y escalofriante, para llegar al mayor número de lectores, de oyentes o de espectadores, y utilizando la palabra, el sonido y la imagen de un modo periodístico, es decir, actual, interesante, directo y sencillo.

BIBLIOGRAFÍA

Dallanhol, Heloisa (1999): Los diez mandamientos del divulgador de la ciencia. Revista Latina de Comunicación Social, 21. Recuperado el 15-02-2012 de: http://www.ull.es/publicaciones/latina/a1999dse/48va3.htm

tu opinion nos interesa

Acerca del autor

Azucena Santillán

Enfermera. "Máster en Gestión y Administración de Enfermería" , "MBA en Dirección y Gestión Integrada de Clínicas, Centros Médicos y Hospitales" y "Máster TIC en Enfermería". Doctoranda.

Enlace permanente a este artículo: http://ebevidencia.com/archivos/930

2 pings

  1. Decálogo del divulgador científico (video) | Comunicación en Salud

    […] See on ebevidencia.com […]

  2. Ciencia apetecible

    […] Y esto siempre sin olvidar la directriz que debe guiar a todo divulgador: la ética (recordad el decálogo del buen divulgador científico) […]

Y tus amigos, ¿conocen este blog?... Be nice, tell your friends!

%d bloggers like this: